domingo, 9 de octubre de 2011

SEGUNDA POSTAL A BORGES

                                        A Catrin Tambe



        El hombrecito rojo del semáforo
me dicta su color y me señala
un día desde donde lo custodio.
Me guiña y se retrae socorriendo
la fuga clandestina de un piropo...
Mi amor es un reloj harto de agostos
volviendo sus agujas en los ojos.
Naufraga el corazón con siete barcos
en un escaparate del crepúsculo.
( Paso mi soledad  haciendo nudos                                                                                                                                  al ritmo de los tacos de Afrodita).                                                                                                                                                                                                 

El hombrecito rojo del semáforo 
advierte su rubor y se retracta 
en un verde sin fondo. Me parece
que vino haciendo dedo a Buenos Aires,
igual que yo, por obra, por designio
de lluvias, tropelías y un espejo.

(Ed. EL VIGIA, 1976).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada