viernes, 9 de noviembre de 2012

FRAGMENTO DEL ROMANCE EN VERSIÓN LIBRE DE EL CANTAR DE LOS CANTARES DE SALOMÓN.

Versión libre de Nahuel Ceró
                                  A mi compañera Karina Elizabeth

A las viñas fui llevada
porque por investidura
de soles inmerecidos
de uvas soy heredera.

Noche de luna cabría
púa esas vastedades.
¿A caso no bebe, ameno,
de su fermento mi amado?

Abre las puertas del sol
que me tienes pronunciada.

La luz desanda la luz
por medrar lo que ha callado.

El sol aró en mi cuerpo
melodías que la luna
por intrigas de la luz
dejó notas cauteladas.

Tus manos deducen ecos
que me tienen cortejado
como si yo mismo fuera
los ecos de su cuidado.
Que lo lejos se me apague
si yo finjo una palabra
por callar lo que desdicen
tus labios cuando los beso.

Mandrágora de los besos
son los besos de tú boca.

¿A caso saben tus besos
lo que no se de mi mismo?

No se nada de tus besos.
Enséñame sus cuidados

*  *  *.


Recios jinetes horadan
vientos de la desmemoria.
Su capitán ha perdido
en sus espejos sus galas.
Su mujer llora en el lecho
del rey que trucó su suerte.
Pero el rey tiembla en el frio
del cuerpo que le regaña
soles de luz sosegada,
lunas sin empuñaduras.

Mil mujeres desveladas
en sueños de mil eunucos
besan sombras lisonjeras
 e hijos que no las ven.
No son hijas de Sulám.
Que Sulám tiene una lágrima
cuyo pastor se demora
como arco de sus ojos.

La niña virgen susurra
el nombre que nadie sabe,
pero su nombre es leyenda
que se modula en silencio.
Sulamita tiene un miedo
de cascos de doble llaga.
Otros cascos debilitan
su propiedad y su aroma.

El rey mandó sus regalos,
su recado, sus soldados.
Ella tirita en los brazos
de su pastor consolado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada